Cómo actuar ante una intoxicación en perros.

Las principales vías de penetración de los tóxicos al organismo son el aparato digestivo, aparato respiratorio, piel y vía parenteral (inyectables).

Existen dos grados de toxicidad:

1. Aguda, inmediatamente tras la exposición al tóxico

2. Crónica, tras un tiempo determinado que puede ser de tres meses o más.

 
 

Las medidas terapéuticas a emplear se determinan por la velocidad con que se inicia y el grado de intensidad. Los tóxicos más peligrosos afectan al sistema nervioso, vías gastrointestinales, hígado, riñón y sistema circulatorio.
 
Lo que se debe hacer hasta llegar con el veterinario:

 1) Inducir el vómito: Si el animal no vomita y está asintomático, se debe inducir el vómito. Si ya ha ocurrido, mantenerlo. No es recomendable cuando se sospecha ingestión de sustancias corrosivas o aceitosas.

 2) No administrar leche: La leche contiene grasas y estas aumenta la velocidad de absorción por la mucosa del estómago.

 3) Hidratar: Administrar suficiente agua para evitar la deshidratación y para favorecer la eliminación del tóxico

 4) Lavar al animal con agua abundante en exposiciones cutáneas u oculares.

 5) Revisar el lugar donde se encontraba el animal para tratar de encontrar el tóxico y facilitar la elección de un antídoto.

 

Fuente de la información y agradecimientos: Rebeca Canata

Correo de contacto: [email protected]

 

ENTRADAS RELACIONADAS: