¿Qué factores influyen en la flexibilidad?

1) Movilidad articular o posibilidades de movimiento de la articulación.

Las características de cada articulación determinan la amplitud de los movimientos que pueden conseguirse en cada una de ellas. En principio, debido a su propia estructura anatómica, en las articulaciones uniaxiales solo es posible un movimiento, en las biaxiales, dos, etc. La articulación tiene unos limites naturales de movimiento, como lo es el choque de los elementos óseos que la forman cuando se llega en la articulación a su máxima amplitud. Pero también hay que tener en cuenta que, los ligamentos y la cápsula articular de esa articulación, son los que mas limitan sus movimientos, sobre todo cuando no son debidamente preparados para conseguir amplitudes máximas.

 2) Elasticidad muscular.

El músculo sometido a una fuerza suficiente cede y aumenta su longitud, una vez que ha cedido la causa que provocaba este alargamiento, retorna el músculo a su primitiva extensión. A esta capacidad del músculo para elongarse y luego volver hasta su estado inicial, es lo que se le llama “elasticidad”.

De esta forma, cuando queremos llevar una articulación a su máxima amplitud tenemos que contar con el “permiso” de la suficiente elasticidad de la musculatura “antagonista”, que se elonga permitiendo una mayor amplitud y ejerciendo un control sobre el movimiento. Al mismo tiempo, la musculatura “agonista” debe contraerse con suficiente fuerza para realizar el movimiento. Es por ello que si la musculatura antagonista no fuese, o no estuviese, suficientemente elástica, ejercería ese control sobre el movimiento mucho antes reduciendo la amplitud del movimiento.

 Debemos tener en cuenta que la elasticidad, esta distensibilidad del músculo no es constante, varía en forma exponencial, o lo que es lo mismo, cuanto mayor sea el grado de elongación del músculo, mayor debe ser la fuerza que tire de él para aumentar su longitud.

3) Fuerza de la musculatura agonista.

La musculatura encargada de producir la acción debe estar suficientemente fuerte para, en su contracción, llevar el segmento o parte del cuerpo a su posición de máxima amplitud, venciendo todas las resistencias. Si esto no fuera así, el movimiento podría quedar acortado en su amplitud.

 4) La coordinación intermuscular.

En cualquier movimiento, incluso cuando se realiza con un objetivo de desarrollo de la flexibilidad; éste es el resultado de la participación conjunta de diferentes grupos musculares que deben actuar de forma ordenada en cuanto al tiempo y tensión. Si esto no fuera así, el movimiento no sería sincronizado, estaría descoordinado, y reduciría su amplitud por las interferencias, que actuarían como freno, entre los grupos musculares. Este factor, de naturaleza neurofisiológica, reguladora, y la influencia que ejerce sobre la flexibilidad, hace que algunos autores como Manno la consideren como un puente, esta en una posición intermedia, entre las capacidades de coordinación y las otras capacidades condicionales.

5) La edad.

Los niños son mas flexibles que los adultos, y esto es debido a que con el tiempo, con la maduración del sujeto, hay una perdida progresiva de la capacidad de extensibilidad de los músculos y ligamentos, debido a cambios químicos y estructurales (perdidas de agua, atrofia de los tejidos, etc.) que consiguen hacer que esta capacidad tenga un carácter involutivo. La flexibilidad alcanza su máximo en la transición entre la infancia y la adolescencia (12 a 14 años) para, sobre todo si no se continúa manteniendo, irse deteriorando y perdiendo progresivamente con la edad.

6) El género.

Las mujeres son mas flexibles que los hombres, esto es debido a la mayor elasticidad de los elementos de contención articular, ligamentos y cápsulas articulares, y el menor desarrollo muscular que el sexo femenino presenta. Es una consecuencia de las necesidades biológicas propias como son la gestación y el parto.

7) El clima y la temperatura ambiental.

La temperatura de la sala, del día, la del ambiente donde se este trabajando con objetivo de flexibilidad, determina mayores o menores posibilidades de esta capacidad. Cuanto más cálido sea el ambiente, mejores rendimientos. También debemos atender al mejor calentamiento en condiciones de bajas temperaturas para conseguir rendimientos en flexibilidad.

8 ) Los estados emocionales.

Determinados estados de emoción, motivación, estrés, ansiedad, relajación, etc. producen diferentes niveles de tensión muscular, y estos pueden constituir un factor de limitación o posibilitación, según el caso, para la flexibilidad. Los estados emocionales tienen una gran incidencia sobre los sistemas nervioso y muscular.

9) La hora del día.

Se sabe que la elasticidad del sistema muscular cambia en el transcurso del día, sigue ritmos circardianos, de forma que es menor por la mañana, al levantarse, que va aumentando a lo largo del día para disminuir, también al final del día.

10) La fatiga.

En estado de fatiga, con escasa recuperación, se pierde coordinación intermuscular y perjudica las posibilidades de la flexibilidad.

11) El calentamiento.

Con el mejor y mas óptimo calentamiento, su influencia sobre músculos y articulaciones, favorece y mejora los rendimientos en flexibilidad.

 

Fuente de la información y agradecimientos: Juan J. García Pellicer

¿TE HA RESULTADO ÚTIL/INTERESANTE? ¡COMPÁRTELO!

 

ENTRADAS RELACIONADAS: