¿Qué factores influyen en la Fuerza?

1) Temperatura del músculo:

El calentamiento antes de hacer una contracción muscular favorece el resultado de la misma. Entre dos personas de idéntica fuerza, obtendrá mejores resultados aquella que haya realizado un calentamiento previo al esfuerzo.

  

2) El estado de entrenamiento:

El músculo de un individuo entrenado puede contraerse con más fuerza que el de otro que no esté entrenado.

 

3) La fatiga:

La fatiga, con la acumulación de ácido láctico que lleva consigo, dificulta que las contracciones del músculo se hagan de forma efectiva. Un músculo fatigado queda limitado para realizar contracciones musculares, y en consecuencia para generar fuerza.

 

4) Área de la sección transversal del músculo y ordenación de las fibras:

Es normal que a un mayor desarrollo muscular le corresponda una mayor capacidad de ejercer fuerza, cuanto mayor hipertrofia tenga el músculo, mayor será su grosor y tendrá más fuerza.

Por lo que respecta a la ordenación de las fibras, su disposición indica una clara relación con su función:

 

            a) Músculos fusiformes: Las fibras discurren paralelas a un eje mayor, que sería la distancia entre tendones, las fibras corren paralelas en toda la longitud del músculo. Este tipo de disposición permite movimientos mas amplios y veloces pero poco potentes, sus movimientos son más veloces, pero tienen menos fuerza; están pues más adaptados a la velocidad que a la fuerza.

 

 

            b) Músculos peniformes: Las fibras forman un ángulo a uno o ambos lados del tendón, las fibras tienen una disposición oblicua al eje que forman los tendones y huesos, son de corta longitud. Están mas adaptados a la fuerza, que desarrollan en una porción corta de recorrido, que a la velocidad. Son músculos menos veloces y más fuertes.

 

5) Longitud inicial del músculo:

Cuanto mas estirado esté un músculo, cuanto mas alejados sus puntos de inserción, antes de hacer una contracción, con mayor fuerza podrá contraerse; y al contrario, cuanto menos estirado esté un músculo, mas cerca estén sus puntos de inserción, con menor fuerza podrá contraerse.

 

6) Pretensión muscular:

Si realizamos una contracción previa a la que vamos a realizar, ésta contracción, el movimiento siguiente, podrá realizarse con mayor fuerza.

 

7) Tipos de contracción:

           

            a) Isotónica: Es una contracción que logra un acercamiento o alejamiento en el espacio de los extremos de los segmentos que intervienen; se expresa pues con movimiento. Este movimiento puede tener dos direcciones: a favor de la gravedad, o en contra. De este modo el músculo puede actuar para favorecer el movimiento o bien para controlarlo y frenarlo.

 

            a.1.) Contracción isotónica concéntrica: Será hacia arriba y venciendo la acción de la gravedad. La tensión generada en el músculo es suficiente para superar la acción de la gravedad que es vencida por un acercamiento de los extremos de los segmentos, aproxima sus inserciones. Se dice que existe un trabajo positivo.

 

            a.2.) Contracción isotónica excéntrica: Se produce un alargamiento muscular progresivo, el músculo interviene para controlar el movimiento, es a favor de la gravedad. Existe una separación, un alejamiento, de los puntos de inserción. Se dice que existe un trabajo negativo.

 

            b) Isométrica: Es una contracción muscular de la que no resulta ningún movimiento ni se logra ningún desplazamiento, pero que aumenta la sección transversal del músculo.

           

“Se puede realizar mayor fuerza en ejercicios de contracción excéntrica, después con una contracción isométrica y, finalmente, se desarrolla menos fuerza con una contracción concéntrica.”

 

            c) Auxotónica: Se produce al principio una contracción isotónica y luego una isométrica. Por ejemplo, en el trabajo con tensores; al principio vencemos la resistencia de las gomas y, al llegar al límite de su elasticidad, mantenemos la contracción. (Díaz-Rincón, 1997).

 

            d) Pliométrica: Se produce una contracción isotónica excéntrica seguida de una isotónica concéntrica. Por ejemplo cuando saltamos desde un escalón al suelo (en la fase de contacto se amortigua flexionando las piernas) y seguidamente saltamos en vertical (en la fase de impulso se extienden). (Díaz-Rincón, 1997).

 

8 ) Otros factores:

 

            a) La hora del día: Sigue ritmos circardianos; los momentos óptimos son de 10 a 12 de la mañana y de 7 a 10 de la noche.

 

            b) Temperatura ambiental: Influye por las mismas razones que en el caso anterior. Obviamente habrá unos niveles más elevados con temperaturas cálidas.

 

            c) Edad y sexo: En el hombre se registra un rápido y notable aumento de fuerza entre los 12 y 19 años, siguiendo una evolución paralela al aumento de su peso corporal; luego el aumento de fuerza crece mucho más lentamente hasta los 30 años; a partir de esta edad comienza un cierto declive.

 

“Las mujeres tienen aproximadamente un 30 % menos de fuerza, debido a que presentan menores niveles de testosterona, que es un componente esencial del músculo (este se encuentra en valores superiores en los varones y aparece ligado a la hormona sexual masculina).”

 

            d) La alimentación: Cuanto más adecuada sea ésta, el desarrollo de la fuerza tendrá valores normales y óptimos.

 

Fuente de la información y agradecimientos: Juan J. García Pellicer

¿TE HA RESULTADO ÚTIL/INTERESANTE? ¡COMPÁRTELO!

 

ENTRADAS RELACIONADAS: